Saltar al contenido
Tenencia Compartida

¿Quién se queda con la casa en un divorcio? Guía legal y consejos prácticos para tomar la mejor decisión

02/07/2023
Una de las cuestiones más complicadas en un proceso de divorcio es la determinación de quién se queda con la casa. No solo se trata de un conflicto emocional, sino que también tiene implicaciones legales y financieras. En este artículo, exploraremos todas las posibilidades legales y consejos prácticos para tomar la mejor decisión en cuanto a la vivienda familiar.

Tabla de contenido

¿Qué dice la ley sobre la vivienda en un proceso de divorcio?

La ley argentina establece que en un proceso de divorcio, los bienes adquiridos durante el matrimonio se dividen en partes iguales entre ambos cónyuges, incluyendo la vivienda. Sin embargo, es posible que la propiedad de la vivienda esté a nombre de uno solo de los cónyuges, lo cual puede complicar el asunto.

¿Qué ocurre si la vivienda está a nombre de uno solo de los cónyuges?

Si la vivienda está a nombre de uno solo de los cónyuges, no significa que automáticamente sea suya. En caso de divorcio, la ley establece que se deben tomar en cuenta diversos factores para determinar quién se quedará con la casa. Entre estos factores se encuentran:

* La contribución económica de cada cónyuge a la adquisición del inmueble
* El uso que cada cónyuge ha dado a la vivienda
* La existencia de hijos menores de edad y/o personas con discapacidad que residan en la vivienda

¿Cómo se determina el valor de la vivienda en un proceso de divorcio?

En caso de no llegar a un acuerdo entre ambos cónyuges, será necesario contratar a un tasador especializado para que determine el valor de la vivienda. Sin embargo, ambas partes pueden llegar a un acuerdo y decidir el valor de la vivienda de manera consensuada.

¿Qué opciones tienen los cónyuges en relación a la vivienda en un proceso de divorcio?

Una vez establecida la situación de la vivienda en cuanto a la propiedad, existen diversas opciones que pueden tomar los cónyuges en relación a la misma.

Venta de la vivienda

Una de las opciones más comunes es la venta de la vivienda y la división de las ganancias entre ambos cónyuges. Este escenario suele darse cuando ambos cónyuges desean un “borrón y cuenta nueva” y no desean mantener vínculos financieros o emocionales con la vivienda compartida.

Compra de la cuota partes del otro cónyuge

Otra opción es que uno de los cónyuges desee quedarse con la vivienda y compre la cuota parte del otro cónyuge. En esos casos, será necesario contratar a un tasador especializado para determinar el valor de la vivienda y, posteriormente, se procederá a calcular la cuota parte correspondiente a cada cónyuge.

Comodato

En otras situaciones, es una buena opción llegar a un “comodato” o “cesión de uso”. Con esta opción, uno de los cónyuges seguirá viviendo en la vivienda, pero el otro cónyuge continuará siendo dueño del inmueble. Esta opción suele ser positiva cuando existen hijos menores de edad y se busca mantener su estabilidad emocional y de vida.

Alquiler

En casos en que ambos cónyuges deseen desprenderse de la vivienda, otra opción es el alquiler. En este sentido, los cónyuges pueden poner la vivienda en el mercado y dividir las ganancias generadas por el alquiler, o bien, pueden acordar que uno de los dos maneje el alquiler de la propiedad y dividir las ganancias entre ambos.

Consejos prácticos: Cómo tomar la mejor decisión en cuanto a la vivienda en un proceso de divorcio

Tomar la decisión en cuanto a la vivienda en un proceso de divorcio no es tarea fácil. A continuación, presentamos algunos consejos prácticos para que dicha decisión sea lo más sensata posible.

Piensa en tus necesidades a largo plazo

Elegir un nuevo hogar va más allá del corto plazo, especialmente cuando se tienen hijos en común. Es importante considerar las necesidades de cada cónyuge y de los hijos a largo plazo. Es decir, una vez que se haya cerrado el proceso de divorcio, considerar qué tipo de vivienda sería adecuada.

Evaluar todas las opciones posibles

Es necesario evaluar todas las posibles opciones antes de tomar una decisión en cuanto a la vivienda. Cada familia es única y, por tanto, las posibilidades pueden variar. Es importante considerar todas las opciones posibles para encontrar la mejor opción para ambos cónyuges.

Consulta a un especialista

Parte de la solución puede ser encontrar un especialista en el tema que pueda asesorar en cuanto a la mejor opción para cada caso específico. Por ejemplo, tal vez la mejor alternativa sea hacer un análisis financiero detallado sobre el patrimonio del matrimonio y la división de los bienes.

Conversa con los hijos

Es fundamental incluir a los hijos en la conversación y hacerlos partícipes de la toma de decisiones cuando sea posible. Los hijos merecen una explicación sobre lo que está pasando y sobre qué va a suceder con la vivienda.

Conclusiones

A lo largo de este artículo, hemos explorado varias posibilidades en cuanto a los escenarios que enfrentan los cónyuges con respecto a la vivienda luego de un proceso de divorcio. La clave para tomar la mejor decisión es evaluar cada una de las opciones disponibles con calma y buscar la ayuda necesaria para encontrar la opción adecuada. En última instancia, la decisión debe ser tomada de manera consensuada y siempre pensando en el bienestar de ambas partes y de los hijos si los hay.

Preguntas frecuentes

1. ¿En un proceso de divorcio, siempre se divide el patrimonio en partes iguales?
2. ¿Qué hacer si mi cónyuge quiere vender la vivienda familiar, pero yo no estoy de acuerdo?
3. ¿Cuál es el tiempo estimado para llevar a cabo el proceso de división de bienes?
4. ¿Cómo se determina el valor de un inmueble?
5. ¿Es posible que ambos cónyuges mantengan propiedad de la vivienda familiar luego de un proceso de divorcio?